A pesar de la oposición de tres de los consejeros de Reserva Federal estadounidense, su reunión mensual se ha saldado con una declaración jamás vista en su historia: el precio del dinero permanecerá en los niveles suelo actuales hasta mínimos mediados del año 2013. La Fed se muestra decepcionada por el crecimiento un 2% por debajo de sus previsiones de la economía americana para este año. Wall Street se ha dado la vuelta, deja atrás las importantes ganancias de hace tan sólo una hora víctima de la volatilidad.


La Reserva Federal de Estados Unidos ha asegurado hoy tras su reunión mensual sobre los tipos de interés que mantendrá el precio del dinero en niveles "extraordinariamente bajos" hasta al menos mediados de 2013. Al mismo tiempo, considera nuevas medidas de reactivación para sostener a la economía.

"El Comité anticipa que es probable que las condiciones económicas garanticen niveles excepcionalmente bajos para los tipos de interés federales al menos hasta mediados de 2013", se puede leer en el comunicado del organismo. El precio del dinero se mantiene en un rango entre el 0 y el 0,25% desde diciembre de 2008.

El banco central estadounidense aprecia un ritmo de crecimiento económico "considerablemente más lento" de lo esperado y un "incremento de los riesgos". Respecto al mercado laboral, la institución presidida por Ben Bernanke señala que su situación se ha deteriorado en general en los últimos meses.

Tres consejeros votaron en contra de suministrar un marco de tiempo específico sobre el rumbo de los tipos, prefiriendo en cambio mantener la antigua promesa de conservar los tipos bajos "por un tiempo prolongado". Es la primera vez que la Fed asume un compromiso tan preciso respecto a la situación del precio del dinero.

El banco central también ha explicado se plantea nuevas medidas para dar oxígeno a la economía. "El comité evaluó el conjunto de recursos a su disposición para promover una reactivación económica más fuerte en un contexto de estabilidad de precios", explica.

El crecimiento de la primera economía mundial fue decepcionante desde el comienzo del año, a un ritmo anual de menos de 1% en el primer semestre, cuando la Fed lo estimaba en más de 3% a inicios de 2011