Las turbulencias experimentadas por los mercados financieros en las últimas semanas han invertido parte de las mejorías alcanzadas en los dos últimos meses, según dijo hoy en Nueva York el vicepresidente de la Reserva Federal, Donald Kohn, quien además advirtió que si éstas persisten podrían dificultar aún más el acceso al crédito tanto para las familias como para las empresas.
Cuando la Fed rebajó sus tipos de interés tuvo en cuenta que las turbulencias provocarían un endurecimiento del crédito y desalentarían el gasto. La interpretación que ha hecho el mercado de las palabras de Kohn es que han aumentando las posibilidades de una nueva rebaja de tipos. "De persistir la fuerte turbulencia, incrementaría la posibilidad de una restricción adicional en las condiciones financieras para los hogares y las empresas", agregó Kohn. Sin embargo, Kohn dijo que las empresas no financieras siguen estando en "muy buenas" condiciones financieras, y que aparte del mercado de hipotecas con tasas de interés variables, "hasta la fecha, los hogares están cumpliendo sus obligaciones con sólo un pequeño incremento en las tasas de mora, que en general permanecen en niveles bajos". Sin embargo, advirtió que el daño podría extenderse. "Las mayores preocupaciones acerca de pérdidas más elevadas en las instituciones financieras que ahora están reflejadas en varios mercados han deprimido los precios de las acciones y podrían inducir a más intermediarios a adoptar una posición más defensiva en la concesión de créditos, no sólo para las compras de viviendas, sino también para otros usos", indicó Kohn.