La Reserva Federal seguirá siendo el mayor comprador de bonos del Tesoro, incluso después de que el quantitative easing II termine esta semana.

La Fed utilizará sus 2,86 billón de dólares de balance para mantener bajas las tasas de interés.

La Fed dijo el 22 de junio que seguirá comprando bonos del Tesoro con los cupones de deuda que posee actualmente. Eso podría significar compras de hasta 300 mil millones de dólares de deuda pública en los próximos 12 meses sin la adición de dinero que inyecte al sistema financiero.

Las compras son el apoyo a la demanda en las subastas de bonos, mientras el presidente Barack Obama y los republicanos en el Congreso lucahn para cerrar la brecha entre el gasto federal y los ingresos que se ubica entre 2 y 4 billones.