La primera estimación del Producto Interior Bruto de la eurozona, que se publicará esta semana, podría mostrar un crecimiento en el primer trimestre de la economía del bloque ligeramente superior al del último trimestre de 2007. Se espera que la segunda estimación de la tasa de inflación de la eurozona en abril no muestre variaciones respecto al dato adelantado, que fue elevado y muy superior al máximo del 2% fijado como objetivo por el Banco Central Europeo. Los economistas esperan que el dato subyacente de inflación -que no incluye los precios de alimentos, energía, alcohol y tabaco- sea inferior debido a que la Semana Santa se adelantó este año y a que no se contabilizan las mayores tasas de inscripción en instituciones educativas en Alemania.