La actividad de la economía francesa experimentará un claro retroceso a lo largo del primer semestre de 2009 y el PIB se contraerá un 1,5% en los tres primeros meses del año y un 0,6% en el segundo trimestre, según las previsiones del Instituto Nacional de Estadísticas y Estudios Económicos (Insee) publicadas hoy en su nota de coyuntura. Francia no experimentaba una contracción de la actividad similar desde 1975. El Instituto atribuye la menor degradación en el segundo trimestre a los planes de relanzamiento económico que se han puesto en marcha recientemente tanto en Francia como en sus principales socios europeos. En todo caso, augura que el crecimiento medio para el conjunto del año 2009 si la actividad se estabiliza en el segundo semestre será claramente negativo (-2,9%).