La economía estadounidense ha creado 157.000 nuevos empleos en mayo, frente a los 145.000-150.000 que esperaba el mercado. Según el Departamento de Trabajo estadounidense, la tasa de paro se ha mantenido en el 4,5 por ciento. Entre tanto, los ingresos personales bajaron un 0,1% en abril frente a la subida del 0,3% que esperaban los analistas, mientras que los gastos crecieron un 0,5% cuando lo previsto por el mercado era el 0,4%.