La economía española ha crecido un 4 por ciento en el segundo trimestre del año, una décima menos que en el trimestre precedente, por la menor aportación de la demanda nacional. Así consta en los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Con respecto al trimestre anterior, el aumento ha sido del 0,9 por ciento.
En términos intertrimestrales, el PIB ha registrado un crecimiento del 0,9 por ciento, una décima menos que en el trimestre anterior. El INE indica que la atenuación mostrada por el PIB en el segundo trimestre del año se debe "exclusivamente" a la menor aportación de la demanda nacional, dado que la demanda exterior ha mantenido estable su aportación negativa. Los expertos no esperaban cambios respecto a los cálculos provisionales, que habían sido del 0,8 por ciento trimestral y el 4 por ciento interanual. En el primer trimestre el PIB creció un 4,1 por ciento interanual y un 1 por ciento trimestral. El INE destaca que el gasto en consumo final de los hogares se ha desacelerado una décima hasta el 3,3 por ciento, debido un menor gasto en bienes duraderos y en servicios. Además, recuerda que la confianza de los consumidores ha empeorado ligeramente respecto al trimestre anterior.