La deuda de mercados emergentes seguía debilitándose en tanto los diferenciales se ampliaban a medida que las acciones caían.  La prima de riesgo en el Índice Global de Bonos de Mercados Emergentes, o EMBIG, de JPMorgan se ampliaba 10 puntos base a 591 puntos base sobre instrumentos comparables del Tesoro de Estados Unidos, con rendimientos negativos del 0,12%. El bono de referencia de Brasil, el Global 2040, declinaba 1/16 a 129 13/16 comprador, según Reuters. La prima de riesgo de Brasil en el EMBIG de JPMorgan aumentaba 10 puntos base a 378 puntos base sobre instrumentos comparables del Tesoro, con rendimientos positivos del 0,03%. Venezuela y Argentina registraban desempeños inferiores a los del resto del mercado.