La demanda de crudo mundial aumentará en 2010 en 1,7 millones de barriles al día, por encima de la previsión de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) de que este incremento se sitúe en 1,4 millones de barriles diarios, según un informe de previsiones de Morgan Stanley. Este cálculo parte de una escasa aportación de los países de la OCDE al crecimiento de la demanda, de apenas 200.000 barriles diarios, y de una previsión de crecimiento económico mundial durante 2010 del 4%, frente al 3,1% manejado por el FMI. "Si el FMI revisa al alza su previsión económica, esperamos que la AIE haga lo propio con las previsiones de demanda" de crudo, afirma.