La cumbre de líderes de los países de la eurozona pedirán a España que siga adelante con las reformas en marcha para reducir el déficit e impulsar el crecimiento.

Sin embargo, no reclamarán nuevas medidas de ajuste antes de las elecciones del 20 de noviembre.

En el proyecto de conclusiones de la cumbre del Eurogrupo figura una referencia a España en la que ya no se exigen nuevas medidas de recorte, como en borradores anteriores, sino que se limitan a pedir "que siga adelante con las reformas en marcha".

En contraste, los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona sí mantendrán la presión sobre Italia para que concrete y ponga en marcha cuanto antes más ajustes. De hecho, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha dicho a la entrada de la reunión que "es una obligación que haya reformas estructurales considerables en Italia".