Las 35 empresas que forman el Ibex-35 ganaron en el pasado año 47.000 millones de euros, casi el 5 por
ciento menos que en 2007
, su primer ejercicio negativo desde que, en 2002, las secuelas de los atentados del 11-S redujeron sus beneficios más del 25 por ciento. Con la publicación hoy de las cuentas de Inditex, cuyo año fiscal
es distinto al del resto, los beneficios de las 35 principales cotizadas españolas alcanzaron el pasado año 46.968 millones de euros, el 4,82 por ciento más que un año antes
La caída de los beneficios durante el conjunto del año fue especialmente acusada en el último trimestre del año, en el que ocho de las 35 cotizadas del Ibex -Acerinox, Banco Sabadell, Cintra, Ferrovial, Iberia, Sacyr, Repsol y Telecinco- vieron como sus cuentas empeoraban respecto al resto del ejercicio. Además, casi la mitad de las 35 compañías que componen el Ibex obtuvieron en 2008 peores resultados que un año antes, entre las que
se sitúan algunos de los pesos pesados del Ibex como Telefónica, Santander, BBVA o Repsol.

Los otros dos "blue chips" de la Bolsa española, Iberdrola y Endesa, lograron el año pasado sanear sus cuentas respecto a 2007, y en el caso de Endesa la mejora fue del 168 por ciento. Ninguno de los sectores representados en el selectivo español escapó el año pasado de las consecuencias de la crisis financiera, que se cebó en bancos, constructoras e inmobiliarias. Así, 2008 fue particularmente malo para algunos de los bancos de mediano tamaño, como el Popular o Bankinter, así como para algunos de los grandes grupos constructores y de infraestructuras, como FCC, Ferrovial y Acciona. 

Mejor trayectoria siguieron compañías energéticas como Enagás, Gas Natural, Red Eléctrica, Unión Fenosa o Iberdrola Renovables, cuyo beneficio neto se incrementó más del 200 por ciento el año
pasado.