La oferta de vivienda en alquiler con un precio inferior a 1.000 euros se ha disparado durante los dos últimos años como consecuencia de la crisis, multiplicándose por cinco en Madrid y Barcelona, según el último estudio del portal idealista.com.