La crisis de la economía islandesa, y especialmente el desplome de su divisa, ha forzado a Lyst Ehf, el operador de los restaurantes franquiciados bajo la marca McDonald's en el país, a anunciar el cese de sus actividades bajo la enseña estadounidense el próximo 1 de noviembre.