Unos 10.000 mineros de las provincias rumanas de Gorj y Mehedinti  entraron hoy en paro técnico a causa de la falta de demanda de carbón provocada por la crisis económica, informó el canal de noticias Realitatea. Los trabajadores no bajarán a la mina hasta mediados del mes de julio y percibirán hasta entonces un 75 por ciento de su salario. Sólo 750 mineros de Mehedinti regresarán a sus puestos después del paro técnico y el resto perderá el trabajo dentro de un programa de reestructuración laboral que será negociado entre la administración y los sindicatos. Quienes pierdan su empleo recibirán una compensación económica según la antigüedad y los mineros que estén cerca de la jubilación serán los primeros en ir a la calle.