El Consejo de Agricultura de Taiwán anunció hoy un inusitado interés en su programa para entrenar campesinos y el ingreso en la agricultura de un buen número de ingenieros y licenciados. "Las solicitudes para el programa de entrenamiento de este año han duplicado las del año pasado", señaló el consejo en un comunicado. El 80 por ciento de los graduados de estos cursos de entrenamiento, destinados a rejuvenecer el sector agrícola, tiene títulos universitarios, como Hsieh Hau-cheng, de 27 años. Hace un año, Hsieh trabajaba como ingeniero de una empresa de alta tecnología y ahora tiene una granja de fresas, con la que logra mayores ingresos. "Soy la envidia de mis colegas, muchos de ellos en vacaciones forzadas y sin suelo", dice Hsieh. En momentos de crisis económica, cuando en la isla el desempleo ha alcanzado la marca histórica del 5,31 por ciento, y los sectores financieros y de alta tecnología están en crisis, el campo aparece como un refugio. "En el campo no se gana tanto, pero los ingresos son estables", afirmó Ni Pao-yen, un funcionario encargado del programa de entrenamiento. Algunos taiwaneses con títulos universitarios también se sienten atraídos por la vida serena e idílica del campo, apuntó un portavoz de la Asociación de Agricultores de Hualien, Chiu Chun-lien.