El mercado estadounidense ha vuelto a sentir muy de cerca los temores de la crisis crediticia sobre los sectores de préstamos hipotecarios a riesgo. El índice Dow Jones perdió más del 2.83% mientras que el Nasdaq cedió el 2.16% al cierre. La congelación de tres fondos de inversión de BNP Paribás fue el elemento que desencadenó la inquietud entre los inversores, que optaron por las ventas desde la apertura de los índices.
La Bolsa de Nueva York terminó con un fuerte baja este jueves, afectada por un incremento de los temores sobre el impacto de la crisis del sector de préstamos hipotecarios a riesgo, después de que BNP Paribas congelara tres fondos de inversión: el índice Dow Jones perdió más de 380 puntos (-2,83%) y el Nasdaq 2,16%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) retrocedió 387,18 puntos para cerrar en 13.270,68 unidades, y el índice compuesto del Nasdaq bajó 56,49 puntos a 2.556,49 según cifras definitivas de cierre. El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó 2,96% (-44,38 puntos) a 1.453,11 unidades. Continuan los temores Wall Street estuvo afectada nuevamente por los temores de que la crisis de los préstamos hipotecarios a riesgo ('subprime') tenga un grave impacto sobre el sector financiero. El elemento desencadenante de esta nueva ola de inquietud fue la decisión del banco francés BNP Paribas de congelar hasta nueva orden los retiros en tres fondos ABS (integrados por títulos vinculados a préstamos) a causa de la crisis de los créditos inmobiliarios de riesgo 'subprime'. Este anuncio pesó sobre Wall Street desde la apertura, los índices lograron reducir sus pérdidas durante la mañana, antes de volver a caer en la tarde, presionados por la caída de las principales plazas europeas, que también cerraron con fuertes pérdidas. 'Hay tantos elementos que no se conocen sobre quién está expuesto a los subprimes, que cada vez que hay un anuncio, el mercado reacciona enérgicamente', subrayó Owen Fitzpatrick, analista del Deutsche Bank. Una mala acogida a la intervección del BCE Para responder a la súbita escasez de liquidez, el Banco Central Europeo (BCE) inyectó 94.800 millones de euros este jueves en el circuito monetario de la zona euro. Por su parte la Reserva Federal (Fed) estadounidense puso a disposición 24.000 millones de dólares. En lugar de apaciguar a los mercados, la intervención del BCE 'incrementó los temores de que las cosas estuvieran peor de lo imaginado', explicó Michael Malone, analista de Cowen & Co. 'Particularmente después que la Fed afirmara el martes que no existía el temor de que la situación del mercado de crédito afectara el crecimiento de la economía estadounidense', subrayó el analista. En el mercado obligatorio, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,790% contra 4,860% en la noche del miércoles, mientras que el de los títulos a 30 años subió a 5,029% contra 5,023%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.