Polonia podría posponer al menos un año sus planes de adopción del euro en 2012 debido a su déficit público y a los indicios de que la economía se está deteriorando, informó el Financial Times, citando al ministro de Finanzas del país. "El 1 de enero de 2012 sigue siendo (una fecha) realista, pero podría haber algún retraso", indicó Jacek Rostowski al diario. "Ha llegado la crisis mundial y sería ingenuo hacer como que no ha afectado (...) Si lo posponemos un año no va a ser el fin del mundo". El gobierno de centro-derecha del primer ministro Donald Tusk ha hecho de la adhesión a la moneda única uno de los ejes de su política contra la crisis, con la esperanza de enviar el mensaje de que la economía polaca es estable en comparación con países más dañados por la crisis en la zona como Hungría o Letonia.