El sector inmobiliario de EEUU vuelve a dar otro revés a las esperanzas de recuperación de la primera economía mundial. El inicio de construcción de nuevas viviendas cayó en febrero un 5,9%, el doble del -2,8% esperado por los analistas consultados por Reuters.