La confianza del consumidor aumentó cuatro puntos en enero, hasta los 78,7 puntos, lo que supone el nivel más alto desde agosto de 2009, según el Índice realizado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). El incremento de la confianza se ha debido a dos indicadores: el de expectativas (creció 5,7 puntos) y el de la situación actual (creció 2,3 puntos). Según el ICO, estos resultados apuntan a que los consumidores creen que lo peor de la crisis ha pasado y van recuperando la confianza, lo que permite anticipar un mejor comportamiento del consumo privado en 2010.