La confianza de los consumidores en España registró una fuerte caída en octubre, de 5,7 puntos, debido a  que ha empeorado sobre todo su percepción de la situación económica  actual, aunque también ha bajado en gran medida las expectativas para el futuro más próximo.