El índice de confianza del consumidor estadounidense cayó en junio a 49,3 puntos, peor de lo estimado. Los expertos vaticinaron un repunte hasta los 55,8 puntos desde los 54,9 puntos del periodo anterior.