El índice de confianza del consumidor que elabora la Universidad de Michigan se ha desplomado en su primera lectura de julio hasta los 64,6 puntos, desde los 70,8 puntos de finales de junio. El aumento imparable del desempleo en Estados Unidos sigue poniendo trabajas al consumo y a unos consumidores que siguen sin ver seguro su puesto de trabajo.
El índice preliminar de condiciones actuales se ubicó en 70,4 a mediados de julio frente a la lectura de 73,2 registrada en junio, mientras que el índice de expectativas del consumidor se situó en 60,9, frente a los 69,2 del mes previo.

El grupo señaló que la expectativa de los consumidores para la tasa de inflación dentro de un año descendió al 3,0%, en relación al 3,1% de junio. La previsión para la tasa de inflación dentro de cinco años fue del 3,1%, frente al 3,9% del mes previo.