La confianza del onsumidor aumentó en Reino Unido hasta máximos de seis meses, con lo que aparca las dudas y el miedo a la recesión.