La confianza del consumidor en el Reino Unido volvió a caer en el mes de marzo tras el ligero repunte de febrero y se situó en el mínimo histórico de 41 puntos, debido a la creciente preocupación por el aumento del desempleo. Según los datos del Indice de Confianza del Consumidor, elaborado por la hipotecaria británica Nationwide junto con la empresa de estudios de mercado TNS, el dato de marzo supone una caída mensual de dos puntos y un retroceso de 33 puntos en términos interanuales, dentro de una escala que sitúa su máximo en 125 puntos.