Los españoles invirtieron durante 2008 1.799 millones de euros en la compra de inmuebles en otros países, lo que supone una caída del 46,6 por ciento con respecto al año anterior, de acuerdo con los últimos datos del Banco de España. El dato rompe con la tendencia creciente de este indicador, ya que en los últimos años la salida de capital español en busca de bienes inmuebles de otros países había aumentado desde los 214 millones registrados en 2000 llegando a obtener un máximo de 3.367 millones en 2007. Sólo en el cuarto trimestre del año, la inversión inmobiliaria española en el exterior se redujo a la mitad, al pasar de los 672 millones de euros en los últimos tres meses de 2007 a los 349 del mismo periodo de 2008.