La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha suspendido la cotización de las acciones de Iberdrola hasta las 10 de la mañana. La eléctrica ha anunciado que financiará la compra de la empresa estadounidense Energy East, que supondrá un desembolso de 3.400 millones de euros, con una ampliación de capital que se llevará a cabo mediante una colocación privada acelerada.
La ampliación de capital, aprobada por unanimidad por el Consejo de Administración de Iberdrola, supondrá la emisión de 85 millones de nuevas acciones, aproximadamente un 7 por ciento del capital actual de la compañía. Las nuevas acciones empezarán a cotizar en Bolsa previsiblemente el 29 de junio con un código distinto, equiparándose ambos tipos de acciones el 2 de julio. A partir de esta fecha, los nuevos títulos tendrán los mismos derechos económicos que los antiguos. Hasta entonces, los nuevos títulos no tendrán derecho a recibir el dividendo complementario con cargo al ejercicio 2006, por un importe de 0,593 euros, que se abonará el próximo 2 de julio. Iberdrola ha designado a ABN Amro Rothschild, Credit Suisse y Jp Morgan como entidades coordinadoras de la operación. Los títulos de Iberdrola cerraron ayer a un precio de 41.21 euros tras un descenso del 3,80% durante la sesión.