La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha eximido a Enel de lanzar una Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre el 100% de Endesa, lo que le habría obligado a comprar el 8% en manos de accionistas minoritarios y encarecería en más de 3.000 millones su escalada accionarial en la eléctrica. La compra del 25% de Acciona en Endesa por parte de Enel, que elevará del 67% al 92% su participación en la eléctrica, "no constituye ningún supuesto de los previstos en la Ley del Mercado de Valores y en el Real Decreto 1066/2007 que determine la obligación de formular una OPA", señala la CNMV en un comunicado.
Esta consideración del supervisor bursátil se emite en respuesta a una consulta sobre este particular remitida por la propia eléctrica italiana.

La decisión del organismo presidido por Julio Segura supone la retirada de uno de los principales obstáculos que se planteaban a Enel en su acuerdo con Acciona, y que condujo al grupo italiano a condicionar el cumplimiento del mismo a no verse obligado a lanzar una OPA por Endesa.

En virtud de este acuerdo, Enel pagará a Acciona 11.100 millones por el 25% de Endesa al precio de la OPA conjunta sobre Endesa más dividendo menos intereses, tras lo que el grupo constructor comprará por 2.900 millones 2.105 megavatios (MW) renovables e hidráulicos de la eléctrica. En suma, Acciona ingresará 8.200 millones y potenciará su cartera de generación.

La Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) había indicado hoy que esperaría a que la CNMV se pronunciase sobre si Enel debería lanzar una OPA por Endesa.

ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA.

Los minoritarios habían encontrado como único argumento favorable al deber de lanzar la oferta el que la operación consiste en pasar de un control conjunto de Endesa entre Enel y Acciona a un control exclusivo ejercido por la compañía italiana.

No obstante, existen otros argumentos en contra del lanzamiento de la OPA, entre ellos el de que Enel ya formuló junto a Acciona una oferta por el 100% en la que todos los accionistas tuvieron ocasión de salir del capital a un precio con prima.

Además, en el momento del lanzamiento de la OPA conjunta ya se partía del acuerdo parasocial entre Enel y Acciona en el que se le daba derecho a la segunda a ejercer una opción de venta de su participación, de modo que todos los accionistas ya eran conocedores de las futuras derivadas en la relación entre los nuevos socios de referencia.

El Partido Popular llegó a exigir a la CNMV, tras el acuerdo entre Enel y Acciona, el lanzamiento de una OPA obligatoria para proteger así al 8% de accionistas minoritarios "perjudicados" por la operación.