La economía española se contraerá un 1% en 2012, pronostica la Comisión Europea para nuestro país, mientras que Funcas reduce aún más sus previsiones, hasta un 1,7% de retroceso.

La economía española sufrirá este 2012 una contracción del 1% y la recaída en la recesión durará hasta finales de año debido al impacto de la crisis de deuda, los recortes en el sector público y el bajo consumo privado por el paro y al alto endeudamiento, según la CE.

El Ejecutivo comunitario ha rebajado en casi dos puntos su pronóstico de noviembre (que daba un crecimiento del 0,7% para España), pero sus cálculos son más positivos que los del FMI (-1,7%) o el Banco de España (-1,5%).

No obstante, Bruselas advierte de que la contracción será probablemente mayor del 1% porque esta cifra no tiene en cuenta los recortes adicionales que el Gobierno debe aprobar en los presupuestos de 2012 para cumplir los objetivos de déficit.

Funcas por su parte, revisa a la baja sus previsiones de PIB de la economía española pronosticando una bajada del crecimiento del PIB en 2012 hasta el -1,7%, desde el -0,5% anterior. El empeoramiento de estas previsiones "no sólo es consecuencia del mayor ajuste fiscal requerido en 2012 como consecuencia de la desviación del déficit público en unos dos puntos porcentuales del PIB en 2011, dicen desde Funcas, "las mayores ratios de capital exigidas por la Autoridad Bancaria Europea y las severas exigencias en materia de provisiones de pérdidas introducidas en la reciente reforma del sistema financiero, si bien totalmente positivas a medio plazo y necesarias para recobrar la confianza de los mercados, van a traducirse en el corto plazo en un endurecimiento adicional de las condiciones financieras para las familias y empresas. También el debilitamiento de la coyuntura europea actúa de freno sobre las exportaciones, el único motor de la tímida recuperación de la economía española durante 2010 y primera mitad de 2011".

Para el conjunto de la eurozona, Bruselas prevé una caída del PIB del 0,3% (en lugar del crecimiento del 0,5% que calculó en noviembre), con recesión hasta el segundo trimestre del año, mientras que la economía de la UE se mantendrá estancada (6 décimas menos de lo previsto en noviembre). Alemania (+0,6%), Francia (+0,4%) y Reino Unido (+0,6%) todavía crecerán, mientras que la economía italiana caerá un 1,3%.