La Comisión Europea ha autorizado el proyecto de creación de una empresa común entre el grupo franco-italiano de semiconductores STMicroelectronics y la empresa holandesa NXP, que opera en el mismo sector. Tras examinar la operación, Bruselas ha concluido que no distorsionará la competencia en el espacio económico europeo.