La Comisión Europea autorizó el viernes a Alemania a conceder capital riesgo a pymes en sus primeras etapas de desarrollo, en el marco de las medidas de apoyo financiero público para ayudar a las empresas a sortear la crisis económica. El ejecutivo de la UE ya dio su visto bueno en diciembre al sistema de ayudas públicas, de hasta 500.000 millones propuesto por las autoridades alemanas para asistir a empresas en apuros como consecuencia de la crisis.
Berlín planteó después una enmienda del esquema, para extender las ayudas al capital riesgo, destinado a pymes que se encuentren en su etapa inicial de desarrollo.

En virtud de este cambio, Alemania podrá conceder ayudas directas por valor de 500.000 millones, pero quedan excluidas las inversiones privadas, en particular en forma de iniciativas público-privadas.

Según Bruselas, la modificación respeta las normas temporales de apoyo a empresas durante la crisis porque tiene un límite temporal y sólo se aplicaría a las compañías que no estaban en dificultades antes del 1 de julio de 2008.

"La crisis actual afecta en particular a la disponibilidad de capital de riesgo", indicó en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes.

"Alemania ha aprovechado el marco temporal mediante la apertura de un sistema de ayuda de cantidades limitadas a modo de concesión directa de subvenciones de capital de riesgo hasta los 500.000 millones", explicó.