La Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona (La Caixa) sigue negociando con los accionistas deudores de Inmobiliaria Colonial una posible dación en pago de las acciones de la compañía dadas en garantía, explica la compañía en un comunicado. La caja catalana ejercería los derechos políticos de la participación que reciba, y está manteniendo conversaciones con otras entidades financieras que pueden convertirse en accionistas de Colonial para constituir un sindicato de accionistas con una participación que no superará el 30% de su capital.