La Caixa obtuvo un beneficio neto de 502 millones de euros en el primer trimestre, con un descenso del 11,4% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, tras realizar dotaciones por 373 millones (+30,8%), informó la caja de ahorros. La entidad que preside Isidro Fainé no utilizó en el periodo su fondo genérico para insolvencias de 1.835 millones, mejoró la liquidez hasta los 23.021 millones (1.813 más que a cierre de 2009, el 8,4% del activo) y elevó el 'core capital' hasta el 9% (+0,3).