El índice Nikkei se ha acercado a la barrera de los 17.000 puntos con su segunda subida consecutiva, de un 0,27%, para concluir en los 16.844 puntos. El signo plano con el que cerró ayer Wall Street dejó del lado de la Bolsa de Tokio las principales referencias, y éstas no tuvieron un tono adverso. La toma de posiciones se centró en sectores como el minorista y el energético.