Ignacio Méndez, director de análisis de Mirabaud Securities en España, reconoce que el mercado ha logrado la cuadratura del círculo y cualquier movimiento se puede justificar. Así, mientras los fundamentales acompañan a la Bolsa española, también se está quedando sin catalizadores.

“El mejor de los dos mundos”. Así describe la situación actual del mercado Ignacio Méndez, director de análisis de Mirabaud Securities España. Y es que, explica, “el buen entorno macro justifica invertir en sectores o compañías vinculadas a esta mejora”. Mientras, los “bajos tipos de interés permiten justificar elevadas valoraciones a las empresas vinculadas al bono o con elevado dividendo”.

Por último, añade, “se ha conseguido la perfecta cuadratura del círculo con el sector bancario descontando la próxima subida de tipos a corto. Es una pena que este escenario no pueda durar eternamente”…

En el caso concreto del Ibex, destaca, la economía europea, española y latinoamericana “están dando noticias muy positivas; el riesgo político ha desaparecido; tras muchos años, vuelve el flujo de inversor americano; los analistas están subiendo las estimaciones; las valoraciones forward son exigentes, pero todavía no son una locura; y, por último, el mercado está apostando por un movimiento de tipos a corto plazo, positivo para los bancos sin que sea de momento perjudicial para los sectores vinculados a bono”.

Vea también "La mejora en las cuentas empresariales respalda subidas y no encarece valoraciones"

Ahora bien, considera que los catalizadores comienzan a “disiparse. Creemos complicado ver revisiones al alza de estimaciones de beneficios, excepto en el caso de una subida de tipos de forma inmediata, algo que parece más que improbable, con lo que la expansión de múltiplos queda como principal driver, pero ya partiendo de niveles muy exigentes, lo cual no deja de ser una apuesta de riesgo”.

En este contexto, Méndez cree que estamos en el momento de analizar “valor por valor (…) y nos cercioramos de lo difícil que es encontrar compañías que parezcan mínimamente razonables desde un punto de vista fundamental”.

Con todo, reconoce que “es complicado tomar decisiones radicales en un mercado donde hay tantos 'vientos de cola'. Tras ver a muchos clientes en las últimas semanas, tenemos la sensación de que la gran mayoría está dejándose llevar por este excelente top down a la vez que son conscientes de que los fundamentales no dan mucho más de sí. Nadie discute que el mercado podrá irse más arriba arrastrado por el positivo top down, pero cuando entramos en este juego de flujos es obvio que es una apuesta de riesgo”.

Veta también "Dos matrículas de honor dentro del Mercado Continuo"