El índice ASE de la Bolsa de Atenas deja a un lado los severos castigos de las jornadas anteriores (que llegó a alcanzar ayer el 5%), y en la apertura de la sesión se anota un rebote del 0,5%. Los bancos griegos se unen a esta remontada, en paralelo al freno en los máximos que había alcanzado la prima de riesgo de Grecia.