Los bancos calificados medianos ya han rendido cuentas con el mercado. La crisis económica les pasó factura en 2009, algo que queda reflejado en sus resultados anuales. La banca mediana ganó un 21,8% menos el año pasado cuando el beneficio en conjunto se situó en 1.751,6 millones de euros.