Los bancos del selectivo español, tanto las grandes entidades como la banca mediana, sufren hoy importantes recortes en un panorama en el que la prima de riesgo nacional ha escalado hasta superar los 300 puntos básicos con Italia con un nuevo papel protagonista.
Los bancos cotizados del selectivo español sufren hoy los avatares de la crisis de deuda en una jornada en la que las primas de riesgo siguen al alza con un protagonista que ha cogido peso en el guión de crisis de los periféricos, Italia.
 
Con este panorama y los bonos a 10 años escalando hasta una rentabilidad del 5,8%; con el euro perdiendo posiciones hasta el 1,41 y sobre todo con la prima de riesgo nacional superando niveles más que preocupantes, (se sitúa por encima de los 300 puntos básicos), las bolsas operan con presiones bajistas y con el telón de fondo de la reunión urgente en el seno de la Unión Europea.
 
Y es que reina la desconfianza en los mercados, sobre todo en el selectivo español que a estas horas opera con recortes cercanos al 2% lo que le sitúa por debajo de los 9.800 puntos y en niveles clave. “El Ibex va camino de los 9.750 puntos”, señala Victor Rodríguez, estratega de mercados de DeltaStock. Una caída que está siendo liderada por la banca mediana y en la que los protagonistas vuelven a ser los dos gigantes del sistema financiero español, BBVA y Banco Santander.
 
Con esto Banco Sabadell y Banco Popular caen por encima del 3%, mientras que la entidad presidida por Francisco González, BBVA, se queda en el entorno del 3% de recortes. Por su parte Caixabank también recorta un 2,6% mientras que Banco Santander, un poco más arriba en la tabla, se deja poco más del 2%.
 
Sigue así el comportamiento caótico de un sector que está liderando el número de portadas de la actualidad económica. Además no debemos olvidar que en este ambiente harán su debut en la bolsa española Bankia y Banca Cívica.
 
“Depende como vaya el primer día de cotización podríamos ver la progresión de estos valores en bolsa”, señalaba Soledad Pellón, estratega de IG Markets. Y es que el mercado se muestra muy reticente con un sector al que aún invade la volatilidad y al que el sello de España le sigue marcando de manera negativa.