Merkel parece dispuesta a dar el brazo a torcer y conceder ayudas para la recapitalización del sistema financiero español directamente desde el Fondo Europeo de Estabilidad (FEEF) al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Estas ayudas llegarían directamente a los bancos a través del FROB, sin tener que pedir rescate el Estado.

La condición exigida por las autoridades alemanas es que España solicite formalmente esta ayuda.

De esta manera, el FEEF transferiría ayuda al FROB, y serían los propios bancos los que solicitarían dinero y lo devolverían al mismo, una "fórmula jurídica" con la que se intenta evitar los reparos de Alemania.

En otros rescates el dinero se daba de forma más directa al Estado y después la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) controlaba los ajustes.

Además, la propia canciller, Angela Merkel, ha enviado el mensaje de que está abierta a la posibilidad de una supervisión bancaria a nivel europeo, aunque planteada como una opción a medio plazo, dentro del proyecto de unión bancaria con el que Europa pretende romper el círculo vicioso entre la banca y los emisores soberanos.

La unión bancaria y una mayor integración fiscal son algunas de las propuestas que está defendiendo el president españól, Mariano Rajoy, y que llevará al Consejo Europeo de finales de junio, según confirmó él mismo en el Senado.