Las empresas británicas de servicios financieros recortarán otros 17.000 puestos de trabajo durante la primera mitad de este año, según los cálculos de la patronal británica.