La balanza por cuenta corriente de la zona euro alcanzó en abril un saldo negativo de 4.000 millones de euros, frente al superávit de 6.700 millones registrado en el mes precedente. El consenso de los analiastas había pronosticado un superávit de 3.500 millones de euros.