La Autoridad de la Competencia lusa (AdC) comunicó hoy que "no se opone" a la operación de concentración entre la división de distribución del grupo Sonae y los hipermercados de la sociedad francesa Carrefour, pero impuso algunas restricciones. Entre las restricciones impuestas por la AdC se incluye que el grupo luso debe limitar su crecimiento en el margen sur del río Tajo durante los próximos tres años y fija que el eventual incremento de establecimientos en esa región no debe superar los 14.000 metros cuadrados. La operación de venta de la filial portuguesa de Carrefour por parte de Sonae fue realizada el pasado 27 de julio, por un montante de 662 millones de euros.