La gubernamental Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, hermanada con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller federal alemana, Angela Merkel, desea excluir de la Unión Monetaria a aquellos países que no consigan controlar su deuda.

"Si pese a todos sus esfuerzos los griegos no lo consiguen, no se debe excluir esta reflexión", afirmó el presidente de la CSU y primer ministro de Baviera, Horst Seehofer, en unas declaraciones anoche a la cadena pública de televisión ZDF.

La CSU incluirá esa propuesta entre las iniciativas que tratará el congreso ordinario del partido que se celebrará a principios de octubre, pese a que choca directamente con la política de Merkel, partidaria de mantener a Grecia en el euro a toda costa.

Volker Kauder, jefe del grupo parlamentario de la CDU, advirtió sin embargo, también en unas declaraciones televisivas, que la exclusión de Grecia del euro es imposible legalmente, por lo que "solo deberíamos discutir sobre lo que es posible".

Sin embargo, también desde las filas del Partido Liberal (FDP), socio menor de la coalición de Merkel, también se baraja la alternativa de permitir la quiebra del Estado griego.

"Para estabilizar el euro no debe haber a corto plazo tabúes a la hora de reflexionar", afirma, en un artículo que publica hoy el rotativo "Die Welt", el ministro federal de Economía y líder de los liberales, Philipp Rösler, quien no descarta una declaración de insolvencia ordenada por parte de Grecia para rescatar al euro.