Wall Street que comenzó la jornada al alza se da la vuelta a los pocos minutos de negocio y el Dow Jones de Industriales cede algo más de un 1% tras un mal dato de ISM manufacturero. Recortes de la renta variable estadounidense en una jornada en la que se conoció, además, que la tasa de paro en Estados Unidos se mantuvo tal y como esperaba el mercado en el 5,5% en junio. Un dato de empleo clave porque los consumidores que se encuentran sin empleo o temen perderlo suelen controlar su bolsillo, ya contenido por los altos precios de la alimentación y la energía. En el plano empresarial, la atención de los inversores la centrarán de nuevo las compañías aéreas, afectadas sin duda por la subida en picado de los precios del crudo –que superaron la barrera de los 145 dólares- y por General Motors que recupera el aliento tras el mal informe emitido en la víspera por Merrill Lynch. Además, desplome bursátil de Nvidia tras anunciar problemas en algunos de sus chips. Así las cosas, y en los primeros minutos de negocio, el Dow Jones de Industriales se deja un 1,34% hasta los 11.229 puntos, el tecnológico Nasdaq cede un 0,39% hasta los 2.242 puntos mientras que el S&P 500 pierde un 0,18% hasta los 1.259 puntos.
El mercado estadounidense se rinde a las ventas a pesar de comenzar la jornada con ligeros avances. Recortes de la renta variable estadounidense tras conocerse que el índice ISM no manufacturero de EE UU bajó hasta los 48,2 puntos en junio. Este descenso está por encima de las previsiones del mercado que auguraba una caída hasta los 51, frente a los 51,7 puntos. Además, se supo en el día de hoy que la tasa de paro en Estados Unidos se mantuvo como se esperaba en junio en el 5,5% de la población activa. El mes pasado, la economía estadounidense destruyó empleo por sexto mes consecutivo, esta vez 62.000 puestos de trabajo, 2.000 más de lo que esperaban los economistas aunque parece que los inversores esperaban un descalabro mayor. Alzas del mercado americano en una jornada en la que, además, el petróleo ha vuelto a batirse a si mismo. La cotización del barril de referencia en Estados Unidos –el West Texas- ha replicado la escalada experimentada por el Brent, de manera que ha llegado a tocar los 145,11 dólares. Una escalada, la del petróleo, que trae de cabeza a las aerolíneas americanas que comienzan la jornada con caídas. A los nuevos récords del crudo hay que sumar, además, que AMR, el holding de la primera aerolínea American Airlines, deberá contabilizar el segundo trimestre hasta 1.200 millones de dólares en depreciaciones sobre el valor de los aviones que retirará del servicio. La aerolínea prevé, además, hasta 100 millones de dólares en provisiones para financiar su plan social. Sin embargo, AA es también noticia en el día de hoy porque junto con British Airways e Iberia estarían barajando la posibilidad de una inmunidad antimonopolio para formar una operación conjunta que puede convertirse en un agente poderoso en el mercado de la aviación transatlántica. Así las cosas, las acciones de American Airlines comienzan la sesión con una caída del 2,60% hasta los 4,50 dólares. Pérdidas significativas para el resto de valores del sector aéreo. Así, United Airlines se deja un 5,24% hasta los 3,79 dólares, Delta Airlines pierde un 2,65% hasta los 4,77 dólares, Continental Airlines cae un 1,92% hasta los 8,68 dólares mientras que Northwest cede un 1,94% hasta los 5,55 dólares. Gráfico Dow Jones de industriales