La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó hoy fuertemente a la baja sus previsiones sobre la demanda mundial de petróleo en el último trimestre de este año y en 2008 por efecto del tirón del barril de crudo, pese a lo cual el mercado seguirá tenso, con posibles efectos sobre la economía. A medio plazo, el crecimiento del consumo ante la fuerte demanda latente de los países en desarrollo seguirá poniendo presión sobre las capacidades de los productores de petróleo.
Esta tendencia no la podrá corregir tanto un barril de petróleo que llegara al listón simbólico de los 100 dólares, como medidas de eficiencia energética de consumidores y gobiernos, advirtió la AIE. En su informe mensual sobre el mercado petrolero, la agencia redujo en medio millón de barriles diarios sus previsiones de la demanda mundial para el cuarto trimestre de 2007, que quedó en 87,1 millón de barriles, con lo que la corrección para el conjunto del año será de 110.000 barriles diarios, mientras el próximo año será un 2,3% superior a la de este año. Mientras, el crudo de la OPEP se vendió el lunes a 88,80 dólares por barril, 91 centavos menos que el día anterior, informó hoy el secretariado de la organización en Viena. Por segunda jornada consecutiva, el precio del barril de petróleo reportó un abaratamiento, y se mantiene por debajo de los 90 dólares por barril. A pesar de los factores tanto geo-políticos y económicos como climáticos que influyeron en las constantes alzas de los precios del oro negro en las últimas semanas y desencadenaron máximos alarmantes, se hace presente una tendencia predominante a la baja, afirmó hoy la consultora PVM. Según ese análisis, la posibilidad de suministros adicionales de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC) es una de las razones que han otorgado un carácter bajista a los mercados. El ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, rectificó una declaración suya del pasado domingo que fue mal interpretada, y señaló que en la cumbre que tiene lugar entre el 17 y el 18 de noviembre en Riad no se tratará de un aumento de producción inmediato sino que se dedicará exclusivamente a estrategias a largo plazo. Cabe destacar que los temas principales que se discutirán en esa próxima cumbre de jefes de Estado serán las crecientes medidas que se espera adopten los países consumidores para reducir su dependencia del petróleo y luchar contra el cambio climático.