El Servicio de Estudios del BBVA calcula que la absorción de unas 700.000 viviendas ahora en 'stock' podría ser "suficiente" para reactivar la inversión residencial, aunque reconoce que la distribución del exceso de vivienda sin vender es muy heterogénea dentro del país. En su informe de 'Perspectivas para la economía española' de marzo, recogido por Europa Press, la entidad cifra en cerca de 1,1 millones la sobreoferta de vivienda nueva existente a cierre de 2009. No obstante, prevé que esta cifra baje hasta el millón a finales de este año.