El gigante estadounidense de la alimentación Kraft Foods tendrá que mejorar su inesperada oferta de 10.200 millones de libras por Cadburyen torno al 7% si quiere tener opciones de comprar el grupo británico especializado en dulces y evitar que aparezcan eventuales rivales, indicaron el lunes los analistas.
Los 300 peniques en efectivo y 0,2589 acciones propias ofrecidos por Kraft a cambio de cada título de Cadbury -equivalente a 745 peniques por acción- que ya han sido rechazados, tendrían que aumentarse hasta al menos el equivalente a 800 peniques para que el consejo de Cadbury se siente a la mesa de negociación.

"Creemos que Kraft tendrá que aumentar su oferta para tener una posibilidad seria de éxito, quizá a 800 peniques en efectivo o más y podría necesitar ayuda porque ya tiene una deuda de unos 15.000 millones de dólares", señaló Charles Stanley, analista de Jeremy Batstone-Carr. Por ahora, mantiene la recomendación de acumular para Cadbury, el segundo mayor grupo de golosinas del mundo, por detrás de Mars Inc, por ventas. Otros potenciales interesados en Cadbury son el estadounidense Mars and Hershey y el suizo Nestle, según los analistas.

Warren Ackerman, de Evolution Securities, cree que "hay una posibilidad razonable" de que Nestle y Hershey presenten una contraoferta, por la que Nestle se haría con el negocio de chicles y Hershey se quedaría con el de chocolates.

Recuerda que Mars pagó 34 veces el ratio precio-beneficios por Wrigley y 18 veces el ratio precio-EBITDA, por lo que la oferta de Kraft por Cadbury "parece una bola baja", y por eso no le sorprende que el consejo del grupo británico la haya rechazado.

El consejero delegado de Cadbury, Todd Stitzer, siempre ha dicho que la empresa "quería ser consolidador de la industria mundial de golosinas, no grupo consolidado", indicó Ackerman en una nota de análisis. Este analista recomienda comprar los títulos de Cadbury.