El banco estadounidense JPMorgan Chase obtuvo un beneficio neto de 4.960 millones de dólares (4.065 millones de euros) en el segundo trimestre, lo que representa una caída del 8,6% respecto al mismo periodo de 2011.

Además, JP Morgan asumió pérdidas extraordinarias de 4.400 millones de dólares por inversiones en derivados, el doble de la cifra estimada inicialmente en mayo.

La cifra de negocio de JP Morgan alcanzó los 22.892 millones de dólares, un 16,5% por debajo del dato del año anterior, mientras que las provisiones por riesgo de crédito sumaron 214 millones de dólares un 88% menos que en el segundo trimestre de 2011.

De este modo, en los seis primeros meses del ejercicio, el mayor banco estadounidense por activos obtuvo un beneficio neto de 9.884 millones de dólares un 10% menos que en el mismo periodo de 2011, mientras que su cifra de negocio sumó 48.232 millones de dólares un 7,2% menos.