Japón tuvo en febrero un superávit comercial de 32.900 millones de yenes (casi 300 millones de euros), lo que supone una inesperada mejoría de su balanza tras el déficit récord registrado en enero.

La mejoría contrasta con las previsiones de los analistas, que apuntaban a que la tercera economía mundial cerraría febrero con una balanza comercial en números rojos.

Las exportaciones niponas retrocedieron el mes pasado un 2,7%, menos de lo esperado, gracias, en parte, a la depreciación del yen, y se situaron en cerca de 5,44 billones de yenes (unos 49.360 millones de euros).

La moneda nipona, que a principios de año rondaba máximos frente al euro y el dólar, perdió terreno en febrero al calor de las medidas de estímulo del Banco de Japón, lo que aumenta la competitividad de gigantes exportadores nipones como Sony o Toyota.

A la recuperación del mes pasado contribuyó la mejora de las exportaciones EEUU, país al que Japón exportó un 11,9% más que el mismo mes de 2011, hasta casi 953.400 millones de yenes (8.650 millones de euros), y del que importó un 4,3% Japón tuvo en febrero un superávit comercial de 32.900 millones de yenes (casi 300 millones de euros), lo que supone una inesperada mejoría de su balanza tras el déficit récord registrado en enero. más, hasta 476.269 millones de yenes (unos 4.320 millones de euros).

Las ventas niponas a los países de la Unión Europea cayeron un 10,7%, hasta casi 591.520 millones de yenes (unos 5.367 millones de euros), mientras que las importaciones desde esa zona aumentaron un 8,7%, hasta 506.783 millones de yenes (casi 4.600 millones de euros).