El consejero delegado de IAG, holding que agrupa a Iberia y British Airways tras su fusión, alaba la reestructuración emprendida por la aerolínea japonesa, Japan Airlines.


La nueva Internacional Airlines Group (IAG), el holding que congrega a British Airways y a Iberia, nace con la intención de ser un actor fundamental del proceso de concentración del sector aéreo.

American Airlines, compañías de Oriente Medio, aerolíneas de la India, de Latinoamérica están en el punto de mira de IAG de cara a una posible integración dentro del grupo. Ahora, tal y como reconoce la compañía, no se descarta tomar una participación en Japan Airlines. “Si surge la oportunidad, estudiaremos profundizar nuestra relación y no descartaríamos tomar una participación en su capital”, explicó Willie Walsh, consejero delegado de IAG.

Esta aerolínea nipona salió ayer de una situación de suspensión de pagos en que se encontraba desde enero de 2010, ya hace más de un año. Sin embargo, en el sector se ve bien el trabajo de reconversión emprendido por parte de la compañía japonesa para recomponer sus finanzas y su actividad aérea. “Japan Airlines ha hecho un trabajo fantástico”, admitió Walsh.

Y es que la compañía ha superando la bancarrota después de aplicar fuertes recortes en sus planes de pensiones, de prescindir de un tercio de su plantilla y de asegurarse una nueva financiación para garantizar su viabilidad. El fondo ETIC, principal accionista, ya ha corroborado que pretende vender una participación del 97% de la aerolínea antes de 2013. De esa forma, IAG podrá lanzarse a por ella.

La cotización de IAG en el mercado continuo cerró la jornada con una caída del 0,50% hasta dejar su acción en 2, 60 euros.