Cuando la tasa de interés de la deuda italiana cruzó la importante marca de los 7%, los activos en general se tiñeron en rojo.

Lo que distingue a Italia de Grecia es la estructura de la deuda. Alrededor del 53% de la deuda italiana es doméstica, además, las reformas ya implementadas ayudarán a salir a Italia mejor en el largo plazo. Por lo tanto, podría haber un cambio de sentido en la visión de los mercados italianos, cuando las cuestiones políticas se resuelvan.

El multimillonario e inversor estadounidense George Soros dijo que "las próximas semanas, y especialmente las dos próximas, serán determinantes para Grecia e Italia", antes de matizar que el país que gobierna Silvio Berlusconi no es insolvente, a pesar de su abultada deuda.